lunes, 1 de noviembre de 2010

Cuál es la finalidad de las cosas?

Llevo una temporadita viendo películas y documentales relacionados con el mundo del alpinismo. Y me ha dado que pensar...

Pongamos el ejemplo de ese alpinista que se plantea el ascenso al Everest o al K2, que aunque no tienen porqué ser las cumbres más complicadas, si tienen asociada una cierta leyenda. Para mi ejemplo pondremos el Everest. Esa persona ha estado ahorrando en solitario, o mediante un grupo que le apoye y/o acompañe durante un tiempo un mínimo de 10.000 euros, llegando a los 40.000 euros para poder viajar a Nepal, que se le traslade a unos kilómetros del campo base del Everest (pongamos el más popular, que es la ruta sureste) y a partir de ahí ir andando al campo base. Posteriormente se le incluirá el alojamiento en una tienda de campaña y la comida, y dependiendo de la inversión, también tendrá porteadores, oxígeno, asistencia...

En resumen, y como afirman muchos alpinistas, subir una montaña como el Everest es algo muy parecido a preparar una batalla, ya que tienes que tener previsto cualquier cosa de algo que no es predecible (el enemigo o el Everest), de manera que sólo se sale victorioso cuando se corona y se vuelve al campo base sin secuelas.

Esa persona va a poner todo lo que puede dar para ascender por la "Cascada de Hielo", atravesar el "Valle del Silencio", alzarse hasta el campo 3 y 4, para finalmente atacar la cumbre. Va a estar sometido a condiciones tan adversas que, en una situación normal, podrían matarlo en horas: falta de oxígeno, poca presión exterior, frío extremo...

Merece la pena el esfuerzo?

Una de las visiones más románticas del comportamiento del hombre es aquella de que cuando se propone algo, hace lo imposible por conseguirlo, aunque en ello se deje la vida.

En todas estas películas que he visto, las posiciones son similares, ya que se nos intenta pintar a los alpinistas como héroes, como personas tan deterministas, que hacen todo lo que esté en sus manos por conseguir su propósito.

En lo personal, si yo intentara subir al Everest, en el momento que viera que las condiciones son tan adversas que ponen en peligro mi integridad, abandonaría la aventura. No creo que sea cuestión de valentía sino de pragmatismo, ya que lo más valioso que he recibido (obviando a mi mujer y mis hijas) es mi vida.

Qué opináis de estos "locos que nos hacen soñar"?

Saludos cordiales

1 comentario:

  1. Una de las exposiciones más impactantes que he leido en referencia a este tema es el libro
    "Mal de Altura"
    Ed. Desnivel
    Autor: Jon Krakauer
    ISBN-84-9829-145-2

    Narra con toda crudeza la tragedia acaecida el 10 de Mayo de 1996 en el Everest. Es capaz de hacer sentir los límites de la condición humana, la respuesta ante situaciones extremas difícilmente imaginables.

    Durante la temporada de escalada de 1996, quince personas murieron en el Everest convirtiendo este año en el más mortífero de la historia del Everest. Ocho de ellas, pertenecientes a tres expediciones distintas, murieron el día 10 de mayo debido a una tormenta que afectó el Everest. En el mes siguiente otras 4 personas murieron como consecuencia de las lesiones producidas ese día. El desastre fue muy conocido y levantó gran controversia sobre la masificación del Everest.
    El periodista Jon Krakauer, trabajando para la revista Outside, era parte de uno de los grupos afectados y posteriormente publicó el libro Into Thin Air (traducido al español con el nombre Mal de altura) contando su experiencia.
    Anatoli Boukreev, un guía que se sintió señalado por Krakauer escribió un libro en respuesta llamado La Escalada. La disputa encendió un largo debate en el mundo del montañismo. En mayo de 2004, el médico Kent Moore y el cirujano John L. Semple, ambos investigadores de la Universidad de Toronto declararon a la revista New Scientist que un análisis de las condiciones atmosféricas de ese día indican que un tiempo meteorológico extraño causó que el nivel de oxigeno se redujera en un 14%.

    También he leído el libro que Anatoli Boukreev, Anatoli Bukreev y G. Weston DeWalt. Everest 1996. Crónica de un rescate imposible. Ediciones Desnivel, Madrid. 1998, 312 páginas. ISBN: 84-89969-21-3
    Aunque quedé con la sensación de que estaba escrito con la única misión de responder a Krakauer.

    Considero imprescindibles la lectura de ambos libros para todos aquellos que aman la montaña y para los quieren profundizar en los límites del hombre. También se puede analizar bajo la perspectiva de la toma de decisiones en situaciones límite.

    Un saludo
    Pedro

    ResponderEliminar